Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información consultando nuestra política de cookies. Aceptar

Sostenibilidad

Proceso de extracción del corcho

Parramon Exportap supervisa cuidadosamente cada una de las fases del proceso de extracción del corcho, garantizando así que la materia prima obtenida sea de primera calidad.

El corcho se extrae del alcornoque de una forma absolutamente respetuosa con el medioambiente. La recolección del corcho es una actividad sostenible que permite compatibilizar la elaboración de productos de la máxima calidad con el respeto al entorno. Se trata de un proceso que consiste en la obtención de la corteza del árbol sin que ello implique la tala del mismo.

Además, la recolección facilita la preservación de los bosques de alcornoques propios de la zona mediterránea y los protege de la desertización, los incendios y otras amenazas ambientales que podrían conducir a su desaparición.

La extracción se realiza en verano, principalmente en julio, cuando el corcho puede ser separado del árbol sin dañarlo.

El corcho se extrae por primera vez cuando el árbol tiene unos 25 años, mediante un proceso completamente inocuo. Tras la primera extracción, el árbol se puede descorchar cada 9 o 11 años. De este modo, el alcornoque vive de 250 a 300 años.

Los tapones para vinos y destilados de Parramon Exportap son elaborados con corcho del tercer descorche, que es el de mayor calidad.

  

Fotografías cedidas por Asecor ©


Forest Stewardship Council España (FSC-ES)

El Forest Stewardship Council se fundó en California en 1990. Un grupo de empresas consumidoras y comercializadoras de madera, junto con representantes de organizaciones defensoras del medio ambiente y de los derechos humanos, constataron la necesidad de contar con un sistema que pudiera identificar de forma creíble los bosques bien gestionados como el origen de los productos de madera fabricados de forma responsable

Parramon Exportap trabaja bajo los estándares de FSC

El sector corchero no es solo una actividad sostenible, sino que es una actividad económica regenerativa: fomenta la captación de CO2, la restauración forestal y la revitalización de zonas rurales.

 

Huella de carbono (CO2)

El sector del corcho contribuye a reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y como consecuencia ayuda a mitigar el cambio climático. Concretamente, se emiten 3,4 toneladas de CO2  para la producción de cada tonelada de corcho. Desde el proceso de la extracción de la corteza del corcho, hasta la producción de los tapones.  A pesar de estas emisiones, 18 toneladas de CO2 se fijan por cada tonelada grácias a la existencia de los bosques corcheros; así pues el saldo positivo es de 14,6 toneladas de CO2 que se fijan gracias a la industria corchera.


El corcho es un producto natural, renovable y local que ayuda a reducir el impacto ambiental de los productos. La utilización de tapones de corcho naturales ayuda a reducir la huella de carbono de algunas bebidas. Así pues, los tapones naturales ayudan a fijar 234 gr de CO2 por cada tapón gracias a la conservación de los bosques corcheros, mientras que los tapones de cava contribuyen a fijar 12gr de CO2.

Diferentes especialistas han encontrado que el GWP (Global Warming Potencial) asociado a una botella de vino de 75 cl es de entre 0,6 y 1,3 kg de CO2. Esto hace que la huella de carbono de las botellas de vino se pueda reducir entre un 18 y un 40% cuando se utiliza un tapón de corcho natural.

A Parramon Exportap, como una empresa respetuosa con el medio ambiente, estamos orgullosos de poder trabajar con un producto natural que aporta beneficio y reduce el efecto invernadero en comparación con otros productos sintéticos.

- Las emisiones de la producción de un tapón de rosca de aluminio es 24 veces mayor: 37 kg de CO2 por cada 1.000 unidades. 

- Las emisiones de la producción de tapones de plástico es 10 veces mayor: 15 kg de CO2 por cada 1.000 unidades. 

Los tapones de corcho natural tienen una cifra de emisiones negativa equivalente a -112kg de CO2 por cada 1.000 unidades.

 

La fundación ICSURO coordina la edición de la miniguía de las nuevas aplicaciones del corcho, les recomendamos que la consulten. ICSURO.com

Política de calidad y medio ambiente.